26/4/12

arribo

la llegada fue mortal, 4 aviones despegan 4 aviones aterrizan, más de 24 horas de zangoloteo, que pasa por la cinta, que quítate las cosas, abre la mochila, saca la compu, guarda la compu, acomodate la guita, la cara, el pelo ¿no me olvido de nada? Ah! la mochila! es que pesa 10 kilos...
Nada, llegué y como eran 4 horas más tardes y ni idea si habría alguien esperando, fui a cambiar ¿qué! 16 pesos el dolar. Le ladro un poco a la mina por el afane y ¡me contesta! primer gran encuentro con el paisito: acá SI te contestan cuando protestás así que ojo con la protestada. Salgo, por suerte tío de esos que años sin hablar y que te borran del fcb pero que todavía tiene algo de fuerza y caballerosidad para ayudarte a llevar las valijas, meterlas en su super camioneta ("la única de este tipo en el país, me la acabo de traer de españa") quien me atomiza con problemas sucesorios varios sin dejarme admirar el camino ni mucho menos. La idea es dejar las valijas en casa de mi madre y aprovechar que él va al sanatorio para correr como hija solícita al lecho materno...
Llego, hermana número uno, beso, diez años hace que ni te veo ni te oigo, decime que estoy linda, o fea, o que tengo canas o algo, que tengo cara de cansada o que me acomode el pelo o que te gusta el color de la blusa o, o, o...nada, cero espejo che. Yo le digo que está igualita, que el tiempo no pasa para ella y alguna boludez por el estilo. Mi madre amarilla y dolorida sonríe desde la cama, yo me quedo, mi hermana se va, a los 10 min llega la hermana menor, que está enorme, preciosa, creció montón, etc. nada, tampoco me dice nada de nada...interesante. Me muestra los championes que son iguales a unos que tenía yo hace 15 años y alguna otra boludez...y después se pone a organizar, o sea, ahora ella es la que está a cargo. Yo todo bien con eso, alguien tiene que hacerlo y me parece una buena, así que charloteo un poco, veo qué tal tema chata, cambio de, pregunto si hay alguna lista o algo con horarios y turnos, obvio que no, le digo que yo me quedo la noche del día siguiente (turno de 8 a 8) y al rato arranco para casa de madre, a intentar dormir.
¡Hermano! hola, tanto tiempo, este sí: tas igualita, tas un poco más flaca, tan buenos esos zapatos...por fin uno que se pronuncia un poco. Él que tiene barba, que le queda bien, que está mega alto...etc.
Casa de madre...desastre total. Cristos, vírgenes, santos, velas, escapularios...por ¡toda la casa! no hay mueble, pared, cocina, baño, que se libre. Un olor a humedad espantoso, un olor a viejo espantoso, muebles rotos, desvencijados, acumulación de porquerías por todos lados, una mugre increíble...faltaban los gatos y era una de esas casas que salen en la tele (acumuladores o programas parecidos), mi hermano en medio de ese escenario, con sus cosas desparramadas sobre la única mesa, tratando de armar algo para la facu.
Así que aunque se me movía la canoa abundante, supongo que por la suma de viajes y cansancio...arranqué a limpiar. Bueno, a limpiar no, primero a sacar cosas. Mi hermano se fue a las 4 de la tarde, volvió a las 10 y apenas había terminado con el dormitorio de mi vieja, donde me tocaría dormir.
Creo que mi misión, más que cuidar a mi vieja y a consorte es limpiar la casa, tirar la cantidad de porquerías etc. claro que la dueña de casa sigue siendo ella así que ni tirar: meter en bolsas y que ella "después" decida. Mi hermano está feliz, el boludo no tiene que limpiar ni nada y ahora hasta se anima a traer a sus amigos, cosa que antes ni pensar. Curioso, hablo de mi hermano como si tuviera 20 años, ¡tiene 30!
El acceso a internet está complicado, tengo más, un rato más de cosas qué escribir, pero hasta aquí por hoy.
Mañana haré una semana, no sé qué vaya a hacer ni qué vaya a pasar, por lo pronto mi madre ya está pidiendo pintura de uñas y otras cositas, esta mucho mejor, calculo que pronto le darán el alta pero hasta ahora no he podido hablar con médicos.
Tengo que buscar un psico bueno pero que no me faje, no me estoy gustando mucho últimamente y necesito parar la máquina antes de volverme loca mal.



4 comentarios:

Avril dijo...

Yo no se si comenté alguna vez, pero leo hace tiempo, estoy en Mdeo así que si necesitás algo avisame, desde psico hasta bolsas de basura.
Besos.

MaGa dijo...

Buenísimo Avril. Bolsas por ahora tengo...je. Lo del psico es probable porque tengo una sesión en canje (una que le mandé unos libros desde mex y no quise cobrarle) pero me suena que es MUY cara y no me está sobrando qué digamos.
Abrazo.

Gabriela Onetto (sorjuana de internet) dijo...

A mí me encanta leerte, Maga Uruguaya, porque tenés una honestidad a quemarropa.
Tenemos que vernos. No te vayas a ir sin avisar. Capaz que más que a un café, te invitaría a mi casa.
Y sí, tené cuidado con las confrontaciones, porque aunque ahora la cosa está mejor, el cliente NUNCA tiene la razón. Yo los tupo a cartas de protesta y queja, y siempre me llaman los supervisores: eso es algo. Sin embargo, con el del mostrador te vas a pelear, porque aquí "naides es más que naides", ja ja! (o más bien, ellos son más que vos)
Qué shock, mujer, qué shock. Como Ulises.

MaGa dijo...

Hay Gaby, invitame cuando quieras! Ayer pasé por el café tribunales y me metí, dije: "en una de esas hasta me la encuentro" pero no, calculo que era muy tarde ya (las 5) Tengo tu porta tortillas de plástico y 2! cajitas con curitas del chavo...;D
Como estoy muy sensible no estoy confrontando, más bien ando un poco con el rabo entre las patas, pero dame tiempo y recuperaré el estilo.
Siento que estoy revolviendo en un pozo negro y bueno, imposible que huela a rosas. Eso sí: con los ojos bien abiertos y pese a mi misma en un fuerte estado de alerta.
Un abrazo.