8/4/12

El piso

Hoy son 10 años en México y apenas ahora me estoy dando cuenta.
El 2012 arrancó movido, muy movido, demasiado.
Que el laburo (ya me echaron la semana pasada, ya cobré despido), que la visita de mi vieja y que la ida a Uruguay hace 3 semanas del consorte.
Que el consorte iba para abrir camino pero en el camino piró, piró mal, perdió piso y no llevó plan B, que no puedo hacer nada, que no me escucha, que en serio piró y que no tiene familia, amigos ni contactos. Que no puedo parar esa máquina que es su cabeza, que tampoco me deja hacerlo, que lo desconozco y no tanto, pero que está perdiéndose, y no exagero. Mi primer impulso es tomarme un avión e ir al rescate pero no lo voy a hacer, mi tarea es soltar, hasta cortar si fuera necesario. Sé que es lo que tengo que hacer pero no estoy pudiendo y leo sus mensajes en el celu inconexos-incoherentes y con cada uno de ellos me doy cuenta que está mal, muy mal, y que no puedo hacer nada, porque ya moví los contactos, ya pedí ayuda, ya se la di y ahora ya no hay más opciones. Y porque él no lo quiere, porque lo llamo y no me contesta, no me escucha, porque él quiso irse así y porque en este momento cada quien tiene que hacerse cargo de su vida, aunque sea obvio que él no está pudiendo. Y tiemblo al pensar en las consecuencias de esto, al pensar en cómo hará para parar la máquina, quién lo parará, qué puede pasarle en ese estado y tal cual es un hijo y sé que no da y por eso hay que soltar pero, pero es mi familia y dejar ir, soltar a la familia de uno es jodido.
Hoy son 10 años en México y no sé qué voy a hacer, buscar laburo, sí, obvio. ¿Regresar? ya no lo sé, hoy no, mañana tampoco...¿cuándo? Irme. Quiero irme, desaparecer y aparecer en otro lado con otro nombre, sin pasado.
Hoy Uruguay está 10 años lejos, pero México también.

3 comentarios:

Gabriela Onetto (sorjuana de internet) dijo...

Me llega mucho. Te entiendo a fondo. No es fácil donde estás en este momento, pero estás recontra clara, aunque te parezca que no.
Los aniversarios, además, son muy movilizadores. Llevan a balances de todo tipo.
Da la impresión de que te sintieras como el héroe del Planeta de los Simios cuando encuentra la Estatua de la Libertad (ver mi último post, "Estatuas nocturnas": ahí viene la escena final de la película, el tipo perdido en un planeta extraño y deseando regresar a la Tierra, con esperanzas).
No estás a diez años de ningún lado: estás en el presente, pero el presente es mucho más complejo que hace diez años, sin duda. Y mucho más desafiante, y con mucha más experiencia, logros, posibilidades.
Creele a una más vieja :-)
Abrazo y seguí siendo una valiente que se expresa en forma descarnada.
G.

MaGa dijo...

Te creo Gaby. Ahí vamos, encarando lo que sigue que no sé qué sea.
Será lo que deba ser, como siempre.
Gracias por estar.
Abrazo.

uruguaya dijo...

hola!! perdon por tanta ausencia! nena, no sabia que la cosa era tan compli...
como te ayudo? beso