24/3/09

De pelos

Desde que llegué a México, hace 6 años, no voy a la peluquería. Miento, fui hace 4 años cuando estuve en Uruguay y ya.
El pelo me lo corto yo, ahí, el clásico corte desparejo. Una se pone cabeza abajo, peina el pelo y mete tijera (si es posible que no sea esa que usa para cortar el pollo en la cocina) después medio le entra con una gillete afilada y listo, queda bastante potable.
El tema es que en Monterrey, por el clima o el agua, lo tenía un poco más ondeado y en el DF me queda más llovido. El llovido me embola, no termina de ser lacio, no es ondulado...Así que lo pensé y me decidí por una base de permanente.
Una vez decidida, y como voy cada muerte de obispo, me acordé que una amiga tiene el pelo bastante lindo así que le pedí que me diera los datos de su peluqueiro, a sabiendas de que es medio caribe.
El sábado pasado no tuve clase de joyería, así que era el día ideal, llamo y me da hora para las 8 de la mattina...me llamó la atención porque según el tipo que me agendó a las 9 tenía otra clienta, pero ta.
El sábado a las 8 ahí estaba, le explico al tipo lo que quiero, una base de permanente nomás, para que quede un poco ondulado, para darle forma y ya que estamos un corte similar al que tengo pero bien hecho. Y me sale con que él no se arriesga con las permanentes, que no se hace responsable del resultado.
Le digo que está bien, que yo hace una punta de años me hice alguna y sé cómo reacciona mi pelo y, eligiendo el rulo correcto, no hay drama. Insiste que no, que me va a hacer un corte de pelo genial que sólo con ponerme una crema rebeladora de rizos y sacudir la cabeza me va a quedar con forma...etc.
Resignada le digo que va, que haga el corte.
Me desenreda y me dice que baje la cabeza...corta apenas, después que levante la cabeza...corta menos, me miro, estoy igualita, pero no digo nada...
Me lava el pelo y le entra al secador y al cepillo (igual era previsible)
Mi dios, cómo he cambiado, lo dejé hacer, dejé que me armara un peinado pseudomodernoso que me dejó con cara de 6 años más, me miré al espejo y sólo le dije:
No es lo que tenía en mente, de hecho me lo dejaste más lacio...
Él dijo las escusas de siempre, las que ya conocemos, que voy a ver mañana, que me quedó re bien, y que eran 300 pesos.
Pagué y me fui, obvio que no vuelvo más, de hecho andá a saber cuándo vuelvo a juntar energía para ir con otro, espero que no sea dentro de 6 años.

4 comentarios:

uruguaya dijo...

jajajajaja...los mex y la moda...dios!!! yo me recauchutaba en uruguay tambien, cuando iba. al final encontre una pelu en toluca que te hacian bastante caso con lo que querias, si obviabas el tipico temita de cortarte mas centimetros de los pedidos, pero bue.

Gise dijo...

uuh pobre, con lo que te coste ir!
Cuando vivia en el DF me cortaba una chica rusa, y era buenisima, nada de peros, y te hacia lo "tú querias" si quieres el contacto, tengo un amiga que supongo que seguira con ella... digo, por si antes de los 6 años te apetece regresar, jaja

Tomas Hache dijo...

Hola Pao, gracias por tus palabras, estamos tratando de hacer que todo se vea mas y mejor.
y Paco si tiene blog este es uno:
http://especificontexto.blogspot.com/
y tambien este otro:
http://anteproyecto001.blogspot.com/
un abrazo y hasta pronto.

Tomas Hache dijo...

Hey Pao, estuve en el df un dia antes de venir a oaxaca, no te hable pues fuimos a un asunto en especifico, entrevistarnos con los duenos de una nueva galeria en la condesa, terminamos yendo a las luchas y a garibaldi.
Rapido y directo algo raro, seguiremos actualizandonos.
Te envio saludos.