10/1/11

Tira con tirita y ojal con botón

María Elena Walsh se fue pero se queda.
Se me queda en todo lo que imaginé mientras escuchaba sus canciones. Ella se aleja pero nos deja al perro Salchicha tomando solcito a la orilla del mar y al Doctor que maneja un cuatrimotor y vacuna contra las brujerías del Brujito y allá viene la vaca estudiosa que me cuenta de una chicharra que llora la pérdida del chicharro. A la tortuga Manuelita se le dio por visitar París, el Gato Confite tiene serios problemas con su muela. A Osías le queda re bien el mameluco, los jardineros son felices entre las flores y el reino del revés es una cosa importante de conocer.

Los castillos, los castillos se quedan solos, eso sí.

Y la María Elena de grandes, la que no se callaba, la de "Serenata para la tierra de uno", "Requiem de madre" o "Canción de cuna para gobernante".

Quisiera que si alguien me lee y no la conoce, la buscara en youtube, que no se la pierda. Que si tiene niño le pase sus maravillosas canciones. Así como he venido haciendo con cuanto sobrino y gurí pequeño se me ha cruzado.

Adiós maestra, aquí seguiremos, cantando al sol...

5 comentarios:

Hybrid Willow dijo...

" A Osías le queda re bien el mameluco"...me encantó

Imposible ser del 88 y no conocerla. Realmente un gusto su compañía durante mi infancia

uruguaya dijo...

qué mujer que deja algo, no?
aca la adoramos.

andal13 dijo...

El disco (sí, disco así grandote, de vinilo) "Canciones para mí" me acompañó toda la infancia, y me encanta que mi sobrinita de 4 años cante sus canciones copadísima, porque las conoció en una obra de teatro.

La "serenata para la tierra de uno" es de las canciones de amor más bellas que conozco.

lamaga dijo...

Hola amiga de los ajosyaguas, un gusto tenerla por acá...

andal13 dijo...

El gusto es mío!
:-)