28/5/08

Bailar diadós

El otro día fui a una reunión de "gente de mi edad" si, creo que es la primera vez que voy a un evento de estos en los que uno no está entre los más grandes (aunque bien camuflado) sino entre la media. Además, la "gente de mi edad" era "gente de mi estilo" o al menos lo más parecido a mi estilo que puedo encontrar fuera del paisito.
Entonces resulta que ahí estaba yo, en una fiesta (un cumpleaños) con gente de mi target (40 pirulos promedio y amplia cultura: escritores, matemáticos, lectores en general bah).
Y no, no es lo mismo que ir a cualquier fiesta, hay un par de indicios por los cuales una se da cuenta que es diferente...en primer lugar el chupe, si algo había era BUEN chupe, y no faltó en toda la noche; en segundo lugar la ausencia de ansiedad, nadie tomó hasta vomitar, nadie hizo ningún tipo de escándalo, nadie trató alevosamente de levantarse a nadie, ninguna mina entró al lugar con la clásica actitud "acá llegó la diosa de la noche" y cuando pintaron un par de porros, nadie pitó como si fuera lo último que pitaba en su vida...Así que la pasé bastante bien para no conocer a casi nadie y hacer una entrada paracaidística.
Hay algo que recién ahora estoy notando y que hace la diferencia con eventos yoruguas del mismo tipo, acá la música que se escucha es salsa, cumbia ainda mais, incluso entre los grupos más "cultos" (cosa impensable allá), bah, no se escucha, se baila. Acá la gente baila y lo hace de a dos. Al principio creí que era una cosa generacional, que los más grandes bailaban de a dos y los más chicos nones, pero me equivoqué, acá todo el mundo sabe bailar en pareja...y lo hace bastante bien. Y no sólo eso, la gente es muy democrática para bailar, todo el mundo suele sacar a todo el mundo (gordas con flacos, jóvenes con más jovatos, etc.) y yo creo que eso está bueno, es una buena que en una fiesta la gente baile así, sin mayor problema, los ritmos esos que a nosotros los del sur nos parecen tan...tropicales.
Hace 6 años que ando por acá y debo confesar que al principio rechacé bastante todo esto de la cumbia y celia cruz y los trigres del norte y etc. Pero con el tiempo aprendí a tolerarlo, a escucharlo y ahora (wisky mediante) hasta me muevo un poco (uno p´ca y dos p´allá ¿no?).
"Quién te viera y quién te ve" dijera mi hermano.
En fin, cosas de la edá que no están tan mal.

6 comentarios:

coriun goes to hollywood dijo...

Che, hice la encuesta. Medio medio no? Donde vivis? Un abrazo desde BCN.

lamaga dijo...

Si, pero igual no costaba nada responderla.
Acá ando, en México lindoyquerido, saludos.

sorjuana dijo...

No sólo de la edad: de la integración a otra cultura también :-)
Yo tuve la suerte de dar en México con "gente como uno", Colegio Madrid, Freire y demás, pero recuerdo que otros uruguayos que llegaban se quejaban de los mexicanos porque en realidad estaban moviéndose en el medio equivocado para sus gustos e intereses. En México no hay "mexicanos" ni "México": hay muchos mundos conviviendo en el mismo tiempo y espacio. Sin ir más lejos, en la mesa de mi casa mis padres, mi hermano y yo hablábamos de cuatro Méxicos muy diferentes. ¡Cómo será cuando no hay ningún tipo de homogeneidad!

Anónimo dijo...

Me gusta la cumbia, especialmente la colombiana, bueno, la colombiana de Celso Piña. Vivo esa música y me encanta, no la clasifico (veo que tú tampoco, aplaudo tu recién estrenada tolerancia). Esta música no es algo exterior a mí, sino que viene conmigo. Para mí no es lo mismo bailar cualquier ritmo. También me gusta bailar en pareja como siempre lo he hecho. Recomiendo el Salón Hidalgo afuera del metro del mismo nombre, enseguida de una iglesita.

A los libra nos gusta bailar en pareja. Dicen.

Laura Zamora dijo...

Me gusta pensar que en cierto momento de la vida importa más la imagen de uno sobre sí mismo que la de los otros.

Me gusta pensar que a los 40 el cuerpo se vuelve menos rejego y se atreve a ser uno con lo que le rodea.

Enhorabuena y a disfrutar de esa etapa. Saludos.

coriun goes to hollywood dijo...

pah sorjuana, yo fui al freire en los 80's. que casualidá encontrarse a esa "gente" aca. o no tanta