29/4/08

Cuando pase.

El domingo tembló en el D.F.
Por suerte no tengo mucha experiencia en terremotos. Desde que llegué debe ser la 4 vez que tiembla de forma evidente (esta ciudad está bamboleándose constantemente, como si bailara en la misma baldosa). El primero del que me enteré me agarró en el laburo, de repente dicen "tiembla" yo estaba sentada y sentí una leve sensación de mareo, como un suave vaivén, casi interno, "huia, es cierto, ta bueno!" algo así fue mi comentario.
A partir de ahí empecé a detectar con más claridad cuando temblaba, igual para cerciorarme solía mirar las lámparas, si se movían, era temblor, si no, era yo nomás. El año pasado hubo una noche que se movió un poco más en serio, por suerte estaba dormida. Mi compañero me sacude y me dice "che, se está moviendo todo" yo miré la lámpara y si, se movía...el consejo en estos casos es salir a la calle, pero la verdad es que no me dio, me di vuelta y seguí durmiendo lo más tranquila (supongo que debo de haber pensado que si me tenía que morir mejor que fuera dormida o alguna cosa por el estilo) al otro día en el laburo escuché los comentarios, por lo visto en algunas zonas había estado grosso.
Y entonces el domingo tembló. Me agarró en el baño (si, linda imagen...) la verdad es que me asustó, debe ser porque ahora estoy en un 4 piso y entonces debo de haberlo notado más, pero me movió bastante. Hasta amagué con bajar, pero quedé en el amague, ahí, medio alerta por si replicaba, pero no, no se movió más.
La que se movió fui yo, no sé, no es pavada que se te mueva el piso y se ve que depende cómo te agarre (y no me refiero al baño) pero no quedé bien, no puedo hacer como si no pasara nada (digamos que la posibilidad de un temblor es algo inevitable e imprevisto, entonces uno no puede más que apechugar cuando toca)ahí hay algo que puede pasar, te puede pasar de todo siempre, podés tener todo tipo de accidentes, podés morir de un infarto, te pueden robar...etc.etc. pero a todas esas variables incontrolables, acá tengo que agregar la del terremoto, y no me está haciendo mucha gracia que digamos.
Mejor: Despiértenme cuando pase el temblor.

1 comentario:

sorjuana dijo...

Uf! Yo no le daba mucho corte a los temblores (me gustaba el swing trepidatoria y oscilatorio), hasta que el 24 de octubre de 1980 vi rajarse los muros laterales de mi preparatoria desde el patio, y todo empezó a caer. Mis compañeros corrían aterrorizados tratando de bajar de los pisos de arriba, y las escaleras (antisísmicas) se separaban dejando un agujero al vacío. Fue terrible y por supuesto suspendieron las clases más de dos semanas. La directora de entonces dijo una frase célebre: "Pero las estructuras siguen en pie..."

El 24 de octubre de 1981 el temblor repitió. Por suerte era fin de semana, o hubieramos tenido un ataque de histeria colectiva en el Colegio Madrid :-)

Un abrazo
G.